MatiasFedericoC

MatiasFedericoC 18 de Octubre de 2017

Qué feo

 Qué feo sería que el río haya finalmente escupido ese anunciado muerto. Pero, sería feo, a decir verdad, por la cantidad de marchas que se van a empezar a gestar a partir de este hecho. Lamentablemente podría ser el inicio de la verdadera expresión de esta sociedad, una sociedad basada en marchas, basada en el tiempo al pedo que tiene de sobra para salir a la calle a gestar sus problemas como si ello implicara o creara una solución. Podría ser, como el salir del closet de la verdadera identidad de este país, el cual el único talento que posee o quiere poseer o la única personalidad que quiere expresar es la de hacer manifestaciones en las calles. Podría incluso este país empezar a pensar en desafiar al actual poseedor del Record Guinness de marchas cometidas sin sentido o consecuencias demostrables. Quién sabe, quizá hasta se inaugura alguna "Universidad de la Marcha", con cátedras y títulos acordes a las altas y respetadas ciencias de la manifestación callejera.

 Por un lado es lo que muchos están esperando para largar la manifestación y el repudio, otro argumento: el pibe muerto por el Estado, o sea, muerto por vos y yo y Macri y Cristina y el comerciante de cervezas y el prestador de servicios de emergencias médicas y el canillita de la esquina. Todo sea para salir a tomar las calles y largar un par de redobles y bombos en el asfalto (¡Oh, música de la sociedad!).

 Por otro lado, es el más oscuro desenlace que le podría pasar al conjunto de habitantes de este país. Ya no están alcanzando las columnas de opinión para describir la semejante diferencia e inestabilidad social que se están fermentando. Los humanos de estos limítes políticos en los que vivimos están cada vez más sin herramientas de pensamiento y cuestionamiento, conciben como válido el primer argumento que les haga girar un poco sus vagos ideales prestados de algún otro dictador democrático para largar el insulto y la violencia que nunca se van a animar a mostrar, y con ello seguir la fiesta de la ignorancia que promete cafeteras y cambios de pañales y poco futuro examinado para todos y todas.

 Más que sentir qué feo: qué miedo. La única emoción que expresa la verdadera visión de lo que está pasando. Todo se está transformando en una tormenta de ignoracia y de violencia barata y poco inteligente, se está transformando en humanos que repiten el loop destructivo sin que nadie se atreva a leer el libro sobre cómo cortarlo, se está transformado en batallas civiles de ideologías que nunca se examinaron o sintieron o estudiaron, y todo se está transformando en la necesidad de canalizar odio y diferencia hacia el otro pensado que eso va solucionar la inflación de ignorancia y pobreza humana y social en la que estamos.

 Y así hemos llegado. Orgullosos y latinoamericanos. Llenos hasta los poros de historia que no se va a repetir y que ya a nadie le importa un carajo crear, porque el futuro es más caro y se tiene que pensar. Con otro hombre muerto bajo los brazos, con otro muerto bajo el río, con otro muerto bajo el misterio, con miles de mujeres muertas por muertos hombres, con miles de hombres y niños muertos por otros hombres y por otras mujeres, con mujeres muertas por mujeres, con todos deseando muertos todos un domingo de decisión, y con millones de ignorancias naciendo cada día.


 Ruego que desaparezcan los apellidos, para que se vea que estamos todos en el mismo paredón, y que solo así, con ganas de vivir junto al otro , honrando su sabiduría y observación desinteresada, leamos la verdadera abundacia que se viene, pero que no estamos llamando.

¡COMENZÁ A ESCRIBIR AHORA!

Todos pueden formar parte de Verum. Creá tu cuenta y comenzá a compartir tus opiniones.

Comenzar
ARTÍCULOS RELACIONADOS
COMENTAR
  • No hay comentarios aún...